*

X
El derecho de propiedad privada se ha extendido a la luna a través de la agencia de bienes raíces Lunar Republic International

Autonombrada la “mejor agencia de bienes raíces lunares”, y con oficinas en la quinta avenida de Nueva York, Lunar Republic International se dedica a mapear y asignar derechos de propiedad privada sobre el terreno de la Luna. Esta organización es reconocida a nivel mundial por especialistas de derecho y legislación en el espacio.

Una buena parte del capital reunido por esta agrupación proviene de diversas empresas y organizaciones que ya han puesto, desde hace tiempo, sus ojos en la luna como una opción accesible para concretar una eventual expansión espacial. Y para mitigar las críticas y juicios en contra de esta imposición de la propiedad privada en la Luna, siguiendo el modelo que postula a la filantropía como “matizante” de prácticas cuestionables, Lunar Republic International utiliza parte del dinero que recibe para pagar becas universitarias y otros canales de ornamentación social.

Así que ahora lo sabes, si estas pensando en invertir algo de dinero en comprar propiedad podrías bajar tu inversión estratégicamente y adquirir un terrenito en alguno de los fraccionamientos lunares que han recibido nombres burdamente poéticos como “Mar de la Tranquilidad”, la zona premiere de la Luna a un costo de $37.50 dólares el acre, o el “Lago de los Sueños” a $34.24 dólares.

Te podría interesar:
Ver productos en promociones hace que el cerebro se excite como si estuviera viendo pornografía; al parecer el consumismo ha penetrado la médula.

Prueba de la asimilación que ha tenido el consumismo es que ir de compras, particularmente si hay descuentos, provoca la misma respuesta en el cerebro que la excitación sexual.

Investigadores de la Universidad de Westminister monitorearon las respuestas emocionales y los movimientos oculares de 50 voluntarios mientras veían productos a los que se les añadía una promoción y notaron que los voluntarios obtuvieron los mismos resultados en su algoritmo de medición que cuando se ve pornografía (no se dice si los voluntarios eran de ambos sexos). El estudio ha sido financiado por el Instituto de Marketing Promocional, en el intento de conocer la mente de los consumidores y de promover productos de forma que genere este deseo casi sexual de obtenerlos.

Otro estudio de la Universidad de MIT sugiere que el dinero produce la misma sensación en el cerebro que el sexo y las drogas. Incluso el hecho de traer dinero en el bolsillo es capaz de disminuir dolores físicos. Tal vez en nuestra sociedad comprar, o poder comprar, por una extraña enajenación o prestidigitación se han vuelto cerebralemente idénticos a copular.

Vía Telgraph