*

X

Detienen a chamán de Evo Morales con laboratorio de cocaína

Política

Por: pijamasurf - 07/30/2010

Valentín Mejillones, líder espiritual del presidente boliviano, fue detenido por narcotráfico con un laboratorio de cocaína y 350 kilos de esta droga

En una noticia sorprendente se informó que el chamán Valentín Mejillones Acarapi fue detenido por la policía anti droga de Bolivia. El líder espiritual de los amairas, fue sorprendido en su casa de la ciudad del Alto, con un laboratorio de cocaína instalado y 350 kilos del kármico polvo blanco. En el operativo también fue aprehendido el hijo de Mejillones, así como dos colombianos que presuntamente operaban el laboratorio.

Valentín Mejillones, considerado un sabio y un importante líder espiritual, fue conocido alrededor del mundo cuando en 2006, en una histórica ceremonia, le entregó el bastón de mando a Evo Morales cuando este se disponía a sumir el poder luego de ganar las elecciones de Bolivia. Posteriormente el mismo ritual que incluía ofrendas a la Pachamama, el espíritu femenino de la Tierra, se realizó de nuevo este 2010 cuando Morales refrendó su posición presidencial.

"He sido engañado. Es una sorpresa. No tengo nada que ver", dijo Mejillones y aclaró, aludiendo a los colombianos, que les hizo "un favor humanamente: ellos me dijeron que iban a hacer pastillas de hierba, pomadas", explicó a la agencia Fides. El comandante de la Fuerza Especial de Lucha contra el Narcotráfico (FELCN), Félix Molina, aseguró que la operación permitió hallar "de manera flagrante a cuatro personas: un matrimonio colombiano y padre e hijo, produciendo cocaína".

Este desconcertante suceso representa un duro golpe, simbólicamente, para la autoridad moral de Evo Morales ya que el propio mandatario boliviano eligió a Mejillones para legitimar su gobierno frente a las deidades aimaras. De hecho el acontecimiento podría ser de tal relevancia para la agenda política en Bolivia que incluso no podría descartarse como parte de una acción orquestada por intereses opuestos. Sin embargo, y quizá lamentablemente, las circunstancias particulares de la detención así como el escenario en general que nos ha compartido la prensa internacional, hacen dificil considerar la inocencia de Valentín Mejillones.

via El País

Ayer se celebró el 65 aniversario de las bombas atómicas depositadas por EU sobre cientos de miles de personas en hiroshima y Nagazaki

Era una mañana de julio 16, en 1945, cuando algunas de las más avanzadas mentes científicas del planeta se reunieron en el desierto de Nuevo México para comprobar los resultados de un excéntrico y devastador experimento: ensamblar el arma más poderosa en la historia de la humanidad. El nocivamente brillante grupo no estaba seguro si la nueva bomba nuclear funcionaría o si con una simple prueba quedaría barrido el propio estado de Nuevo México. Ninguna de las dos expectativas fue cierta, la bomba funcionaba y la prueba no arrasó con la vida de los presentes.

Dos semanas después, el 6 de agosto, una explícita orden ejecutiva del entonces presidente estadounidense Harry Truman, solicitaba que las bombas “Little Boy” y “Fat Man” fueran arrojadas sobre cientos de miles de habitantes de Hiroshima y Nagasaki, respectivamente. Con una fuerza sumada entre ambas bombas equivalente a 42,000 toneladas de TNT, los efectos fueron devastadores: alrededor de 250,000 muertes entre ambas ciudades, el 60% de las cuales fueron producto del fuego liberado por la explosión, 30% de la destrucción de edificios y casas, y 10% por otras causa. Esto sin considerar las miles de muertes que le siguieron a causa de los efectos de la radiación.

Este suceso, y la imagen videograbada e aquella explosión, pasarían a la historia como una de las imágenes icónicas del siglo XX, imprimirían a la cultura popular con un nuevo hito, y refrendarían la posición de Estados Unidos como la nueva y vergonzosa nación líder.