*

X

El 40% de los estadounidenses confía en que Cristo regresará en 2050

Buena Vida

Por: pijamasurf - 06/23/2010

Una encuesta del PEW Research Center revela las proyecciones futuristas de la población estadounidense: el optimismo pre programado del sueño americano

En un estudio para sondear cuales son las proyecciones de la población estadounidense hacia 2050, se reveló una psique colectiva bastante optimista y un tanto alucinatoria. El sondeo, realizado por dos instituciones de gran seriedad, el Pew Research Center For The People y la The Press/Smithsonian Magazine, obtuvo algunas conclusiones un tanto estrambóticas sobre la percepción futurista de los estadounidenses.

Por ejemplo, ahora sabemos que el 40% de los encuestados afirma que para 2050 se habrá concretado un mesiánico retorno, y Jesucristo estará de vuelta en la Tierra. El 61% de las personas se mostró optimita frente al futuro de Estados Unidos y el 56% considera que la economía nacional será más fuerte en 40 años que en la actualidad.

Pero no todo es miel y cyan en el sentir futurista ya que un 68% de los jóvenes afirmó que en las próximas décadas seremos testigos de una Tercera Guerra Mundial, y el 72% que experimentaremos una radical crisis energética, a nivel planetario, antes del 2050, y un 31% asegura que la Tierra será golpeada por un asteroide.

Entre otras interesantes conclusiones, el estudio reveló que:

63% afirman que ya no existirá el dinero impreso

89% asegura que una mujer será elegida como presidente

71% confía en que el cáncer habrás dio erradicado

42% considera que scanners científicos podrán leer nuestro pensamiento

53% afirma que los viajes al espacio serán completamente accesibles

via Telegraph

Te podría interesar:

La crema de maní es la prueba de los creacionistas de que no existe la evolución

Buena Vida

Por: pijamasurf - 06/23/2010

¿Es la crema de maní un caldo de cultivo cósmico? ¿Deberíamos de esperar en alguna ocasión encontrarnos con un pequeño extraterrestre embotellado? Fundamentalistas cristianos exponen su teoría de que la vida no se crea en un bote de crema de maní, ergo dios creo la vida.

La crema de maní es generalmente el alimento favorito para comer enfrente de la televisión, símbolo de la comida chatarra (aunque recargada de proteínas), pero acaso este popular alimento también es capaz de generar las mejores ideas en los jóvenes desempleados y en los cristianos fundamentalistas. Justamente los últimos, en el relámpago de inspiración de la cerma de maní, han ideado toda una explicación de por qué la evolución no existe, de por qué es necesaria la intervención de dios para crear la vida.

Sin entrar en esta polémica discusión, los creacionistas no se ayudan mucho al citar como una de sus pruebas más contundentes el hecho de que cuando uno abre un bote de crema de maní no nos encontramos vida nueva (acaso esperan encontrar un extarterrestre embotellado). Esto es, señalan, prueba de que el universo, la materia y la energía en sí mismas, no generan vida nueva, como la humana, la cual necesariamente tendría que haber surgido de la intervención expresa de dios. Dicen, aunque no sería muy común, alguna vez al abrir una crema de maní, en esa mantequilla cósmica, tendríamos que encontrar el proceso de evolución en acción.

Curiosamente el alquimista Von Welling decía que en un grano de sal se podía cultivar un nuevo universo; aunque parezcan las divagaciones de una persona que ha fumado mucha crema de maní, no nos parece rídiculo pensar que hasta en una lata de crema de maní cabe la totalidad del universo.