*

X
Delicias para freaks y magos del sexo... Directo de la cocina astral de Aleister Crowley, estos pastelitos de luz te llevaran a otra dimensión.

Este pastel no es un pastel común, aunque lleva algunos de los ingredienets comunes. Tampoco es un pastel de luz en el sentido new age, estilo "que te mejores, te mando un poco de luz", si tomala y untatela en la garganta. Es una psicodelicatessen, un pastel de magos, sobre todo, es un pastel de quien quiere amaestrar las técnicas esotéricas del sexo y no le importa transgredir los límites de la moral ordinaria. Ha preparar la ostia astral. Abrahadabra:

¿Quién quiere un pastel de luz? ¿La niña fresa quiere un pastel? ¿O la figura paternal con su gran hebilla, quiere un pastel? Seguramente ya advinaron que este pastel lleva semen, sangre y saliva (a veces los tres, a veces sólo uno como ingrediente x; Crowley también menciona en algunos casos "secretos vaginales"). La trinidad de los jugos corporales. No sabemos si Crowley le ponía pus, o mucosa (los cuales utilizaba para otro tipo de operaciones) pero eso ya es mucho y en todo caso tomaremos la receta conservadora.

El pastel de luz es la eucaristía de la Misa del Fenix, celebrada por Aleister Crowley, alpinista, espía, poeta, pintor, brujo, Iluminati, impostor, llamado por algunos "El Último Gran Mago de Occidente", gurú de Led Zeppelin y parte del ensamble ilustre de la portada del disco "Sargent Pepper's...". Creador de la religión de Thelema y siniestramente maestro de L. Ron Hubbard, creador de la cientología. Crowley explica la función de esta potente tarta de tantra y de luz.

Una eucaristía de algún tipo debe de ser consumada diariamnete por todo mago, y debe de ser condierada como el mayor sustento de su vida mágica. Es más importante que cualquier otra ceremonia, porque es un círculo completo. La totalidad de la fuerza gastada es reabsorbida; la virtud es la vasta ganancia representada por el abismo entre el Hombre y Dios... El mago se llena de Dios, se hincha, se intoxica de Dios...

El Pastel de Luz en realidad también lleva algunos ingredientes tradicionales y se pueden hacer galletas como en esos juegos adolsecentes del último se come la galleta. Un blogger aficionado a la cocina de Crowley, ha posteado en su blog todos los pasos a seguir. Entre los ingredientes seleccionados está el oporto, la miel, harina. El poder del pastel de luz reside en la creencia de que una esencia o espíritu personal yace en el semen, en la sangre, y en la saliva; y siendo líquidos sirven también como vehículos para grabar una intención y proyectarla. El arcano revela que quien come el pastel se come al sol.

El mismo Crowley da la receta:

Para perfumar mezclen masa, miel y espesos restos de vino: luego aceite de oliva y aceite de Abramelin, luego suavizar y rebajar con abundante sangre fresca. La mejor sangre es la de la luna, mensualmente: luego la sangre fresca de un niño, o gotas del cielo: luego de los enemigo; después de un sacerdote o de los adoradores; por último de una bestia, no obstante. Esto quema: de esto haz pasteles y come hacia mí. Esto también tenía otro uso; deja que yazga ante mi con los gruesos perfumes de tu plegaria: se llenará de escarabajos y bichos crepitantes sagrados para mí.

Ahora bien hay que recordar que este asqueroso ritual de cocina mágica está escrito en un lenguaje simbólico. La sangre del niño significa para Crowley, según sus más cercanos comentadores, el semen recien concebido, el elixir, el esperma que es el protohombre, que contiene la semilla de luz (otros piensan que es algo completamente satánico). La sangre del hijo, es la sangre del Logos, del Sol. Para Crowley la sangre que fluye al pene se transforma en luz a través del orgasmo, el cual es equivalente a un relámpago y es el momento en el que la oración se conecta, en la fuerza de su intención, con el objeto divino de su deseo.

En 1923 Crowley escribió en su diario, sobre el líquido cósmico: "El uso industrial del semen revolucionará a la humanidad". En ese mismo diario escribió "El Dalai Lama sabe lo que hace cuando hace que sus fieles se coman su excremento".

Más allás de esta escatología de Venus por la noche hay que recordar que Crowley es también un gran bromista, un farsante cósmico, pero su poder y magnetismo era grande, precisamente porque al jugar con los límites de la razón cruzó hacia dimensiones que ponen en duda la supuesta realidad del mundo y si se logra regresar sólo queda reír de la ficción consustancial de este mundo, que ciertamente se toma demasiado en serio.

Los que quieran experimentar y tenga un amplio umbral gustativo pueden comer el "Pastel de Luz" antes y después del acto sexual, como regenerativo y acaso com un raro invitado para hacer las cosas más interesantes y obtener bizarros poderes mágicos. Secretos de la Magia Sexual de Aleister Crowley
Te podría interesar:
La nueva entrega del "Diario de un Joven Comedor de Psicodélicos" nos cuenta sobre el bicho de tacuara, posiblemente el primer insecto psicoactivo conocido en el mundo.

Alguna vez empecé a escribir una historia sobre unos adolescentes que tenían una especial afición por los psicodélicos: en una escena uno de ellos recibía una sorpresiva visita de un amigo que se suponía estaba en el Amazonas. Tenía algo en la lengua, estaba morada. Se suponía que había ido a tomar ayahuasca. Emocionado por conocer sus aventuras con esta liana cósmica, el anfitrión lo cuestionaba impacientemente. El otro le decía que no había encontrado ayahuasca pero que había encontrado otra cosa y sacaba un caracol, también con un sello morado. Entonces observaba que tenían un pequeño gusano en la lengua. El gusano, le decía, era una potenete droga psicodélica que permitía viajar en el espacio: justamente a través de agujeros de gusano o wormholes.

Esta torpe tentativa que ahora sirve de introducción me regresó a la mente el otro día cuando navegaba por la página del Dr. Cliff Pickover, el matemático psicodélico que, entre otras cosas, plantea la teoría de que la visión de la zarza ardiente (de dios) de Moises fue generada por el DMT en la glándula pineal del profeta (detonación enteógena) . En la página del buen doctor, me encontré con un link que decía “Hombre come intestinos de gusano psicoactivo para ver nuevos universos” (Man eats psychoactive worm intestines to see new universes).

Debo de confesar que al hacer click sentí esa vaga electricidad que anticipa la contemplación de algo que nos excita (sí la contemplación mémetica de un gusano psicoactivo me excita). Pense en ese instante sináptico amplificado en la posibilidad sincromística de que el universo pudiera generar un gusano que justamente permite atravesar agujeros de gusano hacia otras dimensiones. Al universo le gustan los símbolos y las autorreferencias ¿por qué no un gusano justamente como vehículo para un viaje interdimensional a través de lo que el hombre ha llamado “wormholes”? ¿Si comieramos luciérnagas para viajar a las estrellas?

Este gusano hipotético es el “bicho de tacuara”, una larva que se alimenta del bambú, que además de delicioso parece tener propiedades psicoactivas, pero que, lamentablemente, su uso parece haber sido olvidado. El bicho de tacuara es descrito en la literature por el explorador Augustin de Saint Hilaire, en 1824:

“Cuando estaba entre los Malalis, en la provincia de Minas (Gerais), se hablaba mucho de una larva que consideraban como un alimento delicioso, el cual es llamado “bicho de tacuara” (tacuara es bambú) porque se encuentra en los tallos de los bambúes, pero solo cuando tienen flores. Algunos portugueses que han vivido con los indios valoran estos bichos no menos que los mismos nativos; los derriten en el fuego para que tomen una masa aceitosa y así los prserevan para usarlos en su comida. Los Malalis consideran la cabeza del bicho de tacuara como un veneno poderoso; pero todos están de acuerdo, en que esta creatura, seca y reducida a polvo, constituye un poderoso remedio (para curar las heridas). Si uno le debe de creer a los indígenas y a los portugueses, no es sólo para este uso que se conservan los bichos de tacuara. Cuando las emociones los vuelven insomnes se tragan uno de estso bichos secos, sin la cabeza, solo el tubo intestinal, y caen en una especie de sueño extático, el cual muchas veces dura más de un día, similar al de los orientales cuando toman opio en exceso. Dicen al despertar de sus sueños que vieron bosques espléndidos, comieron deliciosas frutas y cazaron sin esfuerzo las más preciadas presas; pero estos Malalis añaden que solo indulgen rara vez en este placer debilitante".

Saint-Hilaire, Augustin F.C.P. de (1824) Histoire du Plantes les plus remarquables du
Bresil et du Paraguay.

Al parecer el uso de esta larva que mide hasta diez centímetros y se convierte en la mariposa Myelobia (Morpheis) smerintha (¿fumar mariposa, o fumar larva para una crisálida astral?) ha sido perdido, lo que se podría explicar por el hecho de que la cultura Malalis prácticamente ha desaparecido. Según la descripicón hecha por Saint-Hilaire, la sustancia activa de este bicho podría estar en sus glándulas salivales.

Evidnetemente es necesario estudiar estos insectos par aver si en realidad tienen una propiedad psicoactiva. De tenerla se convertiría en el primer insecto psicodélico conocido. (Algunas personas consideran a los alacranes psicodélicos, algo que, sin contar la posibilidad de su veneno, puedo atestiguar que no es cierto; fumar alacranes fue uno de esos ociosos pasatiempos de una noche de verano; sí un mareo (un buzz), una afectación; pero de ninguna forma similar a las grandes familias alucinógenas como las indolealkilaminas) .

Sin embargo existen otros animales que sí contienen propiedades alucinógenas poderosas, el pez sarpa salpa, o pez de los sueños, al parecer tiene un efecto alucinógeno similar al del LSD. Y, sobre todo, el sapo Bufo Alvarius contiene, precisamente en sus glándulas salivales, el más poderoso psicodélico conocido por el hombre, el 5-MeO DMT. De este poderoso sapito, escribiré en mi siguiente blog: “Me acuerdo de la prmera vez que fume 5-MeO DMT (la mólecula de dios)".

Hojas de Triptamina: Diario de un Joven Comedor de Psicodélicos