*

X
El líquido cósmico de los cocos vuelve locas a estas ardillas con aspiraciones espaciales.

squirrelHat_1592093c

Sedientas por el liquido cósmico de los cocos ("he who control the spice controls the universe"), las ardillas de este jardín inglés no dejan de libar el jugo y munchear la suave carne de esta fruta.

Al parecer dentro de los cascos tienen visiones de realidad virtual en florestas infinitas con estrellas cocoluminiscentes y grandes árboles de leche.

La comandante astral de estas ardillas es la Sra. Jane Roberts de Farem, la cual suele dejarles a las ardillas dos cocos cada semana. Pero estas no se dan abasto, pues como todos sabemos, la leche de coco es adictiva, especialmente si viene directo de la Vía Láctea.

"La primera vez que las vi comiendo casi me morí de risa, se veían como un par de astronautas e incluso ahora no puedo dejar de reírme cada vez que las veo".

La Sra. Roberts les hace un hoyo grande para que puedan comerse la carne. Y aunque se preocupa de que se atoren en sus cascos, las ardillas son bastante astutas y después de horas viajando regresan a la normalidad y se meten a sus árboles.

[Telegraph]

Te podría interesar:
Einstein, el caballo más pequeño del mundo y el futuro de la ingeniera genética de mini caballos.

El mes pasado nació el caballo más pequeño del mundo en New Hampshire. Einstein, pesó poco más de 2 kilos al nacer, obteniendo el Récord Guinness. Pero este récord probablemente no le dure mucho.

La genetista de la Universidad de Cornell, Samantha Brooks, cree que tal vez no exista un límite en el tamaño que podemos hacer a los caballos, aunque para lograr que estos quepan en la mano, como en un bizarro País de las Maravillas, faltan algunas generaciones.

"En los últimos 50 años, los criadores han hecho un gran progreso al hacer un caballo muy pequeño, pero periodicamente existen momentos de desaceleración", dijo Brooks. "Toma cierto tiempo y trabajo lograr terminar con un caballo que no solo quepa en la palma de tu mano sino que este feliz y saludable".

En los último años los secretos genéticos del tamaño y la altura en los mamíferos han generado un enorme interés de los científicos. En el 2007 se descubrió que un solo gen tiene un pape central en regular el tamaño de un perro, es parcialmente responsable de los tremendos niveles de variación en el tamaño de estos animales, desde los chihuahuas a los mastines.

Brooks realiza un estudio genómico similar con los caballos, con data generada del ADN de más de 1,300 caballos que van desde un mini de 29 pulgadas a caballos de una altura de 1.96 al hombro (un par de centímetros menos que Michael Jordan).

Por el momento el misterio de los sistemas biomoleculares de Einstein siguen sin resolverse, pero Brooks cree que no será por mucho tiempo. Einstein se ha vuelto en una celebridad de Youtube. "Me encanta montar, pero cuando estoy con minis, es algo más de amistad, te llena el corazón", dice su dueño, el productor Charlie Cantrell. "Muchas personas usan a los minis como perros médicos o animales de compañía en hospitales y yo entiendo por que lo hacen".

Mientras seguramente uno de estos caballitos sería un genial regalo para una niña sana o una discapacitada, esperemos que no se conviertan en algo que Paris Hilton o alguna otra celebridad pueda guardar en su bolsa de Louis Vuitton y explotar con una sobrecarga de "cuteness".

Vía Wired