*

X
El gigante de Mountain View nos ofrece una atrevida sugerencia entre sus panales de información: how do i get my sister to sleep with me

Picture 59 El incesto (al menos digital) es lo que parece estar en este momento en el cerebro elctrónico del planeta. Lo que nos hacer recordar las incestuosas y poéticas películas italianas "Vagas estrellas de la osa mayor", de Luchino Visconti, o la más reciente, "The Dreamers", de Bertolucci, con Eva Green. Hermanas así nos convierten en faraones.

La búsqueda "how do i make my sister sleep with me" llegó al top ten de Google Trends, proyecto de Google Labs, que mide el pulso del Internet al reflejar las búsquedas que mayor crecimiento tienen en tiempo real.

Lo que sucede es que Google intenta facilitar las búsquedas de los usuarios sugiriendo búsquedas populares según se van llenando las letras de una búsqueda. Así que si uno empieza una búsqueda con "How do I...", recibe una serie de sugerencias entre las que esta, con el partícular ludus memeticus que caracteriza al gigante de Mountain View, "... make my sister sleep with me".

Quizás hoy la gente, en un lunes práctico, estuvo buscando mucho "how do i" (cómo...) y se encontró con la seductora frase de búsuqeda de cómo llevar a su hermana a la cama. O probablemente, el taimado dios de la información (Google) alteró sus algoritmos, para jugarnos una broma.

El Huffington Post recopila algunas de la bizarras (WTF) o cómicas sugerencias del buscador de los gogles de colores, algunas de ellas (las sugerencias de Google después de los tres puntos):

"why can't I... own a Canadian"

"is there... anyway I can get this popular guy to get me pregnant"

"dinousaurs are..n't extint they are just hiding"

"Sarah Palin kil..led Michael Jackson"

"my mouth is... filled with dropkicking astronauts"

Te podría interesar:
Hace 25 años vio la luz el primer dominio registrado en la historia: www.symbolics.com; hoy la vida no podría entenderse sin internet

300px-Internet_map_1024

A 25 años de que surgiera el primer dominio en la historia de internet, es casi imposible entender la vida contemporánea sin la presencia de esta red informativa. El 15 de marzo de 1985 nació el primer dominio comercial: www.symbolics.com. Hoy, después de más de 400 millones de dominios que han sido registrados, este sitio alberga el blog de Aron Meystedt, propietario de Symbolics y quien comparte a través de su bitácora personal, consejos y noticias sobre el mundo de los dominios.

Si bien hoy es el cumpleaños número 25 de internet, o al menos de su etapa “comercial”, lo cierto es que no fue hasta 10 años después de su nacimiento, cuando la verdadera explosión digital permio la cultura contemporánea en todos sus ámbitos: noticias, educación, entretenimiento, arte, hacktivismo… Se calcula que el 99.9% del desarrollo de internet ocurrió a partir de 1995.

Para muchos la llamada “carretera de la información” constituye el regalo más preciado que nos han hecho, a la sociedad contemporánea, los dioses en los últimos 500 años. Internet revolucionó tajantemente la manera en la que vivimos, nos relacionamos, y entendemos la vida misma. Pero sobretodo nos recordó que somos seres de luz e información: hasta cierto punto compartimos una especie de misión existencial en torno al extraer, procesar, y compartir data.

Actualmente, de acuerdo con datos del sitio Whois.com, al día de hoy existen 116,428,243 de dominios activos, sumando todas las terminaciones (.com, .net, .info, etc). Junto con internet se desató una ola de innovación donde millone de e3mprendedores se han lanzado a probar suerte sobre la arena digital. Sin embargo, no todo ha sido miel y éxito, sobretodo si tomamos en cuenta que frente a estos más de 115 millones de sitios activos existen 379,099,615 que han sido eliminados y forman ahora parte del cementerio binario (the dark side of the web).

En Pijama Surf celebramos con amor genuino este 25 aniversario del día en que la World Wide Web irrumpió en la vida de la sociedad civil, quizá la herramienta más estimulante que tenemos hoy a nuestra disposición los seres humanos (exceptuando claro la imaginación, la telepatía, el sexo astral, la respiración, y algunas otras pocas).