*

X
El gigante de Mountain View nos ofrece una atrevida sugerencia entre sus panales de información: how do i get my sister to sleep with me

Picture 59 El incesto (al menos digital) es lo que parece estar en este momento en el cerebro elctrónico del planeta. Lo que nos hacer recordar las incestuosas y poéticas películas italianas "Vagas estrellas de la osa mayor", de Luchino Visconti, o la más reciente, "The Dreamers", de Bertolucci, con Eva Green. Hermanas así nos convierten en faraones.

La búsqueda "how do i make my sister sleep with me" llegó al top ten de Google Trends, proyecto de Google Labs, que mide el pulso del Internet al reflejar las búsquedas que mayor crecimiento tienen en tiempo real.

Lo que sucede es que Google intenta facilitar las búsquedas de los usuarios sugiriendo búsquedas populares según se van llenando las letras de una búsqueda. Así que si uno empieza una búsqueda con "How do I...", recibe una serie de sugerencias entre las que esta, con el partícular ludus memeticus que caracteriza al gigante de Mountain View, "... make my sister sleep with me".

Quizás hoy la gente, en un lunes práctico, estuvo buscando mucho "how do i" (cómo...) y se encontró con la seductora frase de búsuqeda de cómo llevar a su hermana a la cama. O probablemente, el taimado dios de la información (Google) alteró sus algoritmos, para jugarnos una broma.

El Huffington Post recopila algunas de la bizarras (WTF) o cómicas sugerencias del buscador de los gogles de colores, algunas de ellas (las sugerencias de Google después de los tres puntos):

"why can't I... own a Canadian"

"is there... anyway I can get this popular guy to get me pregnant"

"dinousaurs are..n't extint they are just hiding"

"Sarah Palin kil..led Michael Jackson"

"my mouth is... filled with dropkicking astronauts"

Clérigo iraní sostiene que vestimentas "indecentes" provocan terremotos; una usuaria de Facebook crea un evento viral para probar que lo que dice no tiene ningún fundamento.

Hace diez días el clerigo Hojatoleslam Kazem Sedighi dijo en Irán: "Muchas mujeres que no se visten decentemente apartan a los hombres jóvenes del camino, corrompen su castidad y propagan la lujuria en la sociedad, que aumenta el peligro de terremotos". La usuaria de Facebook, Jennifer McCreight, se indignó por los comentarios y lanzó una convocatoria para que las mujeres alrededor del mundo se vistieran provocativamente (con escotes para provocar terremotos) este 26 de abril y así probar que el mundo no tiembla si se exhibe el cuerpo femenino. Sobra decir que el evento se viralizó con enorme velocidad.

Curiosamente este evento, que a primra vista podría ser considerado "machista", fue un evento impulsado en su mayoría por mujeres (McCreight se describe a sí misma como una feminista atea), aunque para el pasivo placer de los hombres.

Durante el día de hoy se celebró el evento en todo el mundo, con más de 200 mil participantes en la página de Facebook de Boobquake. Tal vez tuviste la suerte de estar en algunas de las ciudades con mayor convocatoria, como Vancouver y Melbourne y te sorprendió ir por la calle y ver un excelente promedio de chicas destapadas y tal vez pensabas que se trataba de una conspiración primaveral a tu favor, pero no, se trataba del evento mundial "Boobquake", terremoto de senos.

El evento fue un éxito (especialmente para su creadora que ya hasta vende camisetas en su blog)y las participantes aprovecharon para mencionar la escala del temblor que sus senos generaron en su perímetro telúrico, presumiendo su armas sísmicas que en algunos casos, según los comentarios de Facebook, superaron el terremoto de Chile.

En el "thread" de comentarios algunos pares de senos fueron aclamados y otros criticados, creando una pequeña guerra de "fofoca" entre los participantes.

Algunos piden que el evento se instituya anualmente y lo mejor es que probablemente el clérigo iraní se haya referido sólo metáforicamente a lo de los temblores, con el añadido disruptivo de la traducción de sus comentarios.

En esta página puedes ver una compilación de las fotos posteadas por las "boobquakeras".