*

X

Luz azul contra el suicidio en Japón (sanación cyan)

Salud

Por: pijamasurf - 10/30/2009

Instalan paneles de luz azul en estaciones de metro en Japón para combatir el alto número de suicidios en estas locaciones. Sanación cyan para la psique suicida

luz-azul-metro-japon
El sentirse azul (feeling blue) es un estado muy especial. A pesar de que el estudio de la cromática liga este color a la mente, lo cierto es que en muchas ocasiones el azul inspira un estado que trasciende cualquier frontera mental, tomándonos de la mano hacia una expansión versátil que nos recuerda la metacorporalidad.

y1mLg_3-6o6gW_bbQC74HcSDF0pU3ACByqB-l_szBoJxTjtsYMZogLZKR7vbl_XNyqhRmRN4LWUXqBA-b6C5ZpSnqWZy2XVMoMcEH-AvVtUb8qVn5_whMSns4ty0uasPmQkmq-YHspW7kKeWAgEmLC_Xg.img_assist_custom

Científicos japoneses han descubierto que la luz azul tiene un efecto positivo en la psique de aquellas personas que tienden al suicidio. Por esta razón, autoridades de ese país han decidido instalar enormes paneles de leds que proyectan luz cyan para contrarrestar los impulsos autodestructivos de los usuarios del transporte público: la serenidad del camino azul.

Es ya sabido que los índices de suicidio en Japón han sido particularmente altos en las últimas décadas, y las vías de los trenes se han convertido en escenarios casi cliché para realizar este desahuciado ritual. Incluso uno de los mejores films del cine japonés contemporáneo, The Suicide Club (2001), del director Sion Sono, comienza con una majestuosa escena donde un grupo de jóvenes que han acordado un suicidio masivo en una estación del metro de Tokyo concretan su cometido.

Esta técnica de psicosanación luzazul comenzó como un experimento hace tres años en la estación de West Japan Railway Co.'s, en la línea Hanwa. Su efectividad ha provocado que ahora el modelo sea replicado en estaciones de las ciudades de Yokohama, Saitama y Tokio, transformando el suicidio colectivo en un desfile de sonrisas orientales, a un lado del naciente sol azul.

 

Más sobre el suicidio en Pijama Surf:

¿Poesía suicida o cliche terminal? Lanzándote a la muerte desde el Golden Gate

Suicidios múltiples en France Telecomm

Hombre muere al caerle encima una suicida en Barcelona

Te podría interesar:

El extraño caso del hombre alérgico a las ondas de radio

Salud

Por: pijamasurf - 10/30/2009

Per Segerbäck se ha desconectado, después de sufrir los achaques de la exposición a la alta tecnología. ¿O se trata sólo de su imaginación?
Petr-segerback

Como una especie de respuesta patólogica a la sobretecnologización del planeta, el sensible sueco Per Segerbäck no puede estar cerca de un celular o de una televisión o de cualquier electrodoméstico. Por esto vive en una reserva forestal al noreste de Estocolmo, rodeado de alces, lobos y osos, pero no de alta tecnología.

Sufre de electro-hipersensibilidad (EHS), un síndrome que le puede provocar vértigo, taquicardia, pérdida de la memoria, pesadillas, dolor de cabeza, náuseas, ahogo o inconciencia con solo estar cerca de un celular que recibe o hace una llamada. Igual efecto tienen en él computadoras, televisores y micro ondas. "Siento que mi cerebro va a estallar" explica Segerbäck.

Segerbäck ejerció por más de veinte años como ingeniero de telecomunicaciones para una empresa asociada a la gigante Ericsson. Vivió inmerso en radiación electromagnética y secretos militares hasta que comenzó a sentir mareos, náuseas, jaquecas, ardor y manchas rojas en su piel. Otros dos miembros de su equipo padecían síntomas similares, aunque menos intensos. El resto estaba normal.

Existe controversia sobre el efecto del EHS. Por una parte algunos científicos señalan que se trata de un efecto imaginario o nocebo. Por supuesto las compañías de telefonía celular son las primeras en salir al ruedo y señalar que no existen pruebas de que la radiación de las ondas de radio de sus equipos tienen efectos negativos para la salud.

El ser humano se mueve en un mar de radiación electromagnética, pero supuestamente la radiación de los aparatos tecnológicos tiene un campo electromagnético muy bajo y poco dañiño. Sin embargo, es sentido común que pasar mucho tiempo cerca de un aparato electrónico llega a producir dolor de cabeza y algunos otro síntomas que podrían ser señales de un problema mayor a largo plazo (teniendo en cuenta que la tecnología es en esencia algo nuevo y no se espera a ver los resultados que puede tener a largo plazo). (Quizá por esto se ha generado una incipiente industria de ionizadores que supuestamente neutralizan estos campos magnéticos)

En cuanto a los estudios científicos sobre la radiación de los celulares existe gran polaridad en los resultados, si bien no se había encontrado nada determinante en el sentido de que estos puedan producir cáncer, existen estudios como el de la Universidad Karolinksa que muestra que esta radiación puede producir neuroma acústico, un tipo de tumor beingno.

Y un estudio reciente de la OMS vincula el uso frecuente de aparatos celulares con los tumores celulares, incrementando el riesgo hasta en un 39%.

Reportes independientes muestra una relación entre el incremento del riesgo de producirse algún tipo de tumor cancerígeno debido a la exposición prolongada a la telefonía celular (por ejemplo Dr. Vini Khuran, Leonard Catrell). Sin embargo, los estudios de organismos más reconocidos no han encontrado esta relación. Esto podría ser debido a que estos organismos son parte del establecimiento científico, el cual es fondeado por las grandes compañías de tecnología o porque su trabajo científico tiene mayor capacidad y seriedad.

Otros estudios han ecnontrado una relación entre una menor capacidad cognitiva de memoria espacial y la exposición a la radiación celular, así como efectos en el sueño y los ritmos circadianos.

Mientras tanto, Segerbäck, una víctima para unos, un "freak" para otros, sigue viviendo en el bosque, calentando su comida con leña y alimentando su casa de energía con una batería de doce voltios enterrada a 27 metros, convencido -como ingeniero electrónico que es- de que es imposible diseñar un aparato tecnológico "inocuo".

Vía Popsci

Probelmas de salud generados por radiación de teléfonos celulares