*

X
El magnate australiano podría encabezar la batalla de los medios tradicionales contra Google

rupert murdoch-media mogul El poderoso media lord de origen australiano, Rupert Murdoch, se perfila para encabezar una cruzada que los medios tradicionales podrían estar cocinando en contra de la épica compañía de búsqueda por Internet.

Luego de semanas de rumores y declaraciones que hacen evidente un creciente malestar del tradicional mainstream mediático frente al gigante de Mountain View, Murdoch embistió con declaraciones emitidas en Washington DC:

“La pregunta es: ¿Deberíamos permitir a Google robar todos nuestros copyrights? La respuesta es: Gracias, pero no gracias”.

Murdoch, fundador de News Corp., es una de las personas más influyentes en los medios informativos, con control accionario en la productora de cine y televisión FOX, el grupo editorial inglés The Times, el sistema Sky Television, y adquisiciones en años recientes como el Dow Jones (junto con el Wall Street Journal) y MySpace.

Por su parte Google asegura que su rol en el mercado esta en sintonía con las leyes del derecho de autor o copyright, y además aseguran enviar mensualmente 300 millones de clicks a distintos sitios de noticias en Internet. Actualmente Google es una de las empresas más rentables y admiradas según la revista Fortune, y sus acciones cotizan alrededor de los 370 dólares en Nasdaq.

La principal molestia de Murdoch es que Google controla el flujo de noticias en internet, y que esas páginas de resultados en las que ofrece contenidos de miles de distintos medios (entre ellos los suyos), son comercializadas sin que las ganancias sean compartidas con los que generan ese contenido, es decir los sitios de noticias.

El verdadero problema es que cada vez hay más sitios de noticias que dependen del tráfico que les llega a través de Google News. Esto los hace dependientes de la posición en la que aparecen en los resultados que arroja Google al usuario que está en busca de una nota. Robert Thomson, el Managing Editor del Wall Street Journal, declaró en una entrevista reciente con la revista Forbes:

“Google devalúa todo lo que toca. Divide contenido cuantitativamente y no cualitativamente. “

Expertos californianos en leyes y tecnología aseguran que esto podría tratarse sólo de una estrategia de negocios por parte de Murdoch y otros medios. Sin embargo, no existe duda de que Google seguirá causando molestias en los esquemas tradicionales de mercado, y representando la revolución digital que define un nuevo sistema de creencias.

Más de Murdoch vs Google

Uno del los "creadores" de la world wide web revela en entrevista su postura frente a los temas más actuales de la red

Vinton-Serf-internet En entrevista para el diario español El País, Cerf, el llamado “papá del internet”, da su punto de vista sobre algunos de los temas más polémicos o actuales en torno a la web.

Vint es actualmente uno de los VP´s de Google, además de participar en conferencias sobre la era de información. Se ha convertido en una de las voces mas autorizadas a la hora de lanzar predicciones sobre el impacto tecnoinformativo en las sociedades, y también desarrolla un modelo, junto a la NASA, para establecer internet interplanetario.

Uno de los temas más calientes en la actualidad internetera es el debate relacionado a la propiedad de los contenidos distribuidos en la red. Este lleva ya tiempo generando discusiones candentes pero recientemente se intensificó por la condena en contra de Pirate Bay, un facilitador de archivos Torrent, con sede en Estocolmo, que estaba en la mira de las grandes distribuidoras del cine. En relación al Derecho de Autor y la creación/distribución de contenidos, Vint es claro al enfatizar en la necesidad de replantear el marco normativo:

"En Internet es tan fácil duplicar el material que no tienen sentido las restricciones actuales. Las normas actuales se basan en controlar las copias, pero al navegar todo se guarda en tu máquina, esa es la esencia de la red. No queremos que los creadores de contenidos piensen que nunca van a rentabilizar su trabajo pero es claro que hace falta un modelo de explotación de contenidos que respeten la creación original y también promuevan la creatividad".

En cuanto a la neutralidad, otra de las grandes discusiones digitales, la postura es muy concreta:

“Los proveedores de servicios tienen que entender que no deben privilegiar a un servicio u otro. Cada bit de información debe tener el mismo trato”

vint-serf-internet

Sobre otro de los web hot issues, que además le afecta directamente trabajando en Google, que es el conflicto entre las grandes distribuidoras de contenido noticioso, y el gigante hip de Mountain View. El descontento de los grandes conglomerados de noticias ha sido encabezado por el jefe de News Corp., el australiano Rupert Murdoch. Al respecto, “internet´s daddy” le responde a El País frente a la pregunta de si Google News representa una amenaza para los demás:

“Los medios tienen miedo de Internet, es algo diferente. La respuesta es sí y no. Cuanto más flexibles sean los medios, mejor les irá. Todo lo hecho anteriormente tiene cabida en la red: vídeo, audio, texto, imágenes... Los creadores de noticias tienen muchos más escenarios para actuar. El problema estriba en los medios más tradicionales. Los periódicos se basan en la producción para un soporte, el papel, que resulta muy caro. Si se adapta el modelo de negocio a este nuevo soporte no tendrán problemas.”

Finalmente llegamos a uno de los grandes enigmas de Internet, el hecho de que YouTube aún no logre configurar un modelo de negocio verdaderamente rentable:

“Estamos pensando en varios modelos para rentabilizar YouTube y estamos experimentando con ellos. Ofrecemos pequeños anuncios antes de algunos vídeos. Pero nos queda mucho por hacer. Pagar por vídeos o no depende de la calidad del vídeo. Está claro que los vídeos más profesionales tienen más posibilidades de ser rentables con anuncios.”


Entrevista completa de El País

Rupert Murdoch y los medios tradicionales VS Google

El sueño de Vint Serf se vuelve realidad: porno en el espacio exterior

La sentencia contra Pirate Bay: una oportunidad perdida